Mirar o ser mirada

Con motivo del Preestreno de Los ojos de Julia, tras ver la obra, el miércoles 27 de octubre, en la Facultad de Ciencias de la Información, se produjo un coloquio entre los estudiantes y el director del film, Guillem Morales. Un encuentro ameno en el los curiosos alumnos pudieron conocer algo más sobre la película: anécdotas en las que se muestra la valentía de los actores, la elección en los castings y la armonía que invadió todo el rodaje han sido algunos de los temas tratados.

Guillem Morales bromeaba a menudo manteniendo un ritmo positivo escapando del esquema pregunta-respuesta, dando pie a más preguntas y contestando con detalle y sinceridad. Comentaba de Pablo Derqui que es un viejo amigo y también que ha sido la gran sorpresa de esta obra. De Belén Rueda, la protagonista, sólo tiene amables palabras debido a su gran profesionalidad.

La reflexión, el universo del amor y la superación, señala el director, son algunos de los vértices de esta obra. Niega influencias como la de películas Martes 13 y confiesa buscaban referencias pero que no ha sido tanto el trabajo de posproducción sino que una de las escenas más complicadas, por ejemplo, se hace sin ningún retoque digital. También hablaba con gran admiración del co-productor Guillermo del Toro, argumentando que se sintió muy cómodo trabajando juntos. Los detalles, la dificultad en la ejecución, son aspectos resaltados por ambas partes del coloquio.

Confiesa que desea buscar en el espectador esa empatía con la ceguera haciendo, por ejemplo, esconder las caras que estaban alrededor de la protagonista, Julia. También mantiene al público atento cuando comenta los segundo en los que en la película se ve la pantalla negra creando cierto desconcierto entre el público. El director afirma que es una forma de provocar.

Aunque el coloquio fue extenso, algunos estudiantes se quedaron con las ganas de preguntar pero el director aporta suculentos titulares como el capital invertido en el proyecto, unos cinco millones de euros o que ha creado un mundo “muy cutre” al que a él le ha gustado mucho. Por último, reconoce que busca la complejidad para lograr un buen resultado y que en todo momento busca la naturalidad en la película y el desconcierto entre el público. En todo momento, mantiene un tono coloquial haciendo más agradable la charla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s