La indigencia material y el lujo intelectual

El programa 21 de Apostrophes, en su emisión especial, comienza presentando la obra de Vladimir Nabokov porque va dedicado a este autor y su obra. El escenario es un plató de televisión con una gran mesa repleta de libros. La entrevista no da paso a la espontaneidad ya que las preparadas preguntas del presentador, probablemente fueran entregadas a priori al invitado. El paseo se inicia con el trabajo  que impulsa a este autor a la fama, Lolita y continúa con otras como Ada o el ardor. De origen ruso, Vladimir estudia en Inglaterra.

El presentador, Bernard Pivot, señala que posee nacionalidad norteamericana y que vive en Suiza. El periodista es directo y la primera pregunta se encamina hacia su vida privada, el autor responde con exactitud y franqueza. Nabokov narra su día a día haciendo que el espectador simule estar leyendo una obra, por la manera de detallar cada actividad y por el lenguaje que utiliza. Al hablar sobre su época de joven escritor, se aprecian las diferencias entre el pasional y enérgico Nabokov del pasado y el hombre maduro que cuenta sus “batallas”.

También participa Guilles Lapouge tratando las obras del autor. Mientras éste recorre algunos trabajos, Nabokov parece poco interesado, echando un ojo a los libros postrados en la mesa. Explica con breves pinceladas y con un ritmo más rápido que el resto de la charla, alterando el dinamismo. Hacen hincapié que la mitad de las obras no están traducidas al francés y durante toda la entrevista, señalan las no traducciones de sus obras. Vladimir lee durante la entrevista las respuestas perdiendo la naturalidad de la charla. Pero al tratar hechos de su vida personal, nos sitúa en un acertado contexto guiándonos por la historia bolchevique. El presentador con varias cuestiones intenta que el entrevistado, se decante por una lengua o un país, Nabokov se define cosmopolita tomando adaptando cada lugar a su personalidad. El presentador intenta que haya un diálogo fluido en algunas ocasiones, interrumpiendo de forma participativa al invitado pero Nabokov continúa su relato, a veces, sin alterarse. Incluso el presentador le confiesa que el invitado le está esquivando, pero éste no parece inmutarse.

El lugar donde colocan al escritor denota la importancia y el foco de interés que suscita. Si fuese una novela, se podría decir que el protagonista narra de forma biográfica descubriéndose a sí mismo. El autor abusa de los adjetivos y descripciones minuciosas cuando se pretende obtener una respuesta directa de él. Se desnuda al hablar del exilio, de su época de profesor aportando datos y sensaciones de su pensamiento individualista. Puede parecer que cuando es interrumpido, parece molestarle, pero no es así. Es porque pone énfasis en lo que dice y no parece agradarle que se le cuestione sobre sus afirmaciones. Paralelamente, anécdotas que narra hace que los que le rodean en el programa tengan buen humor con unas carcajadas y sonrisas esbozadas por Nabokov. Al explicar las conferencias que da, se sitúa como en el plató, “detrás de la barrera de libros”. Su infancia vuelve al autor en muchas anécdotas y al vivir en distintos países, es un nómada que no pretende asentarse afirmando que la vida en un hotel es mejor porque es imposible recuperar anhelos pasados como el  auténtico chocolate suizo de 1910.

En sus obras, un tema adopta el papel principal haciendo que se produzca una bifurcación de temas secundarios que se entrelazan. Es inevitable tratar su obra más conocida. Con Lolita, el autor explica el abismo de edades entre los amantes y la seducción con punto de inflexión. También señala que se ha exagerado mucho, imitando modelos de revistas a la protagonista de su obra.  Guilles Lapouge explica las obras alabando continuamente al autor y éste expone su punto de vista cuando no está de acuerdo. Nabokov hace un paralelismo entre sus personajes y su afición, la entomología. El programa incluye en torno a esto, un visionado de mano de D. Costel  donde conocemos esta faceta de Nabokov cazando mariposas en 1968. El entrevistado siempre hace una clara distinción entre la inteligencia y la ignorancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s