El musical de El Rey León

Pocos espectáculos causaron tanta euforia y conmovieron tanto como éste. Años y años de trayectoria, por fin podemos disfrutarlo y sentirlo en nuestro país durante varias temporadas. Con un elenco sensacional y una orquesta que hace vibrar el asiento del espectador, el musical de El Rey León ruge con más fuerza que nunca. La majestuosidad se da tanto en las voces como en el movimiento animalesco de cada personaje. Los timbales y otros instrumentos propios de la sabana acompañan cada canción llevándonos directamente al corazón africano.

Tierno y a la vez feroz, puesto que puede sensibilizar a cualquiera pero también puede comerse a la competencia y no hay nada más que ver las entradas agotadas desde hace varios meses y las colas que se forman en sus puertas cada día.

Sorprendentemente el teatro Lope De Vega lleno de colorido, música y rebosante de consumo (venta de cd’s, peluches o incluso el programa del acto) estaba incompleto. La inocencia infantil brillaba por su ausencia ya que la mayoría del público pasaba de largo la media adulta. Puede parecer extraño tratándose de un clásico dirigido a los más pequeños pero la causa principal se da en el alto precio que se ha de pagar. Las familias no pueden permitirse a día de hoy pagar unos ochenta euros por cabeza. Los afortunados que sí vivmimos estos momentos, quedamos boquiabiertos y embelesados ante tanta belleza, coordinación y nos vimos envueltos en el enigmático mundo Disney que derrocha originalidad a pesar de conocer el cuento al dedillo del pequeño león que debe convertirse en rey.

La amistad, el humor, la lealtad y el amor convergen con ritmos africanos y canciones propias de la banda sonora con leves cambios son los ingredientes del increíble festín de sensaciones que durante dos horas logran captar tu atención disfrutando cada escena y cada coreografía como si de la primera actuación se tratara. Esto último es importante porque no es fácil conseguir esa frescura, energía y alegría que regala cada personaje. De ellos hay que destacar la sabiduría de Rafiki, la sonrisa de Simba y la chispa que da el personaje de Timón con sus guiños a nuestro país.

Si la película no dejó indiferente, este musical se puede considerar de los mejores que hay en el mundo sinedo una cita imprescindible, deliciosa y mágica para los amantes de los musicales y de esta factoría de sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s