El erotismo más salvaje que prefieren ellas

Beso y libro/Mar Morales
Beso y libro/Mar Morales

La trilogía de E.L. James está arrasando en librerías, llenándose vertiginosamente el bolsillo de miles de fans. Es la historia de la que todo el mundo habla: la relación fatal entre hombre y mujer que hace saltar más que chispas. Nos siguen gustando las historias imposibles, la atracción por encima de la razón y la magia de leer los deseos más escondidos a través de una terrible mirada.

Son las doce y media de la noche. Se produce el forcejeo entre el sueño y yo desde el sofá, así que decido que ya es hora de descansar. Ya en la cama, no puedo remediar mirarlo con recelo y sucumbo a la tentación de  tomarlo entre mis manos. “Sólo un par de páginas”,  repito en mi cabeza esbozando picardía al saber que me estoy engañando.

Ya van siendo varias noches en las que la curiosidad y la obsesión, me apartan del sueño para adentrarme en el mundo de Anastasia y quedarme aturdida con los ojos grises de Christian. Cincuenta sombras de Grey, el primer libro de la trilogía Cincuenta sombras, es fácil de devorar. En unos días, las más de quinientas páginas pasan sin darte cuenta, con la sensación de seguir sumergida en esa atormentada historia, provocando una turbia ensoñación durante el resto del día.

¿Por qué enganchan tanto las historias entre dos sujetos? Porque en otras trilogías -mucho mejor escritas- hay una historia principal, ya sean batallas o grandes incógnitas y quizá, una pincelada rosa. No es el caso de esta obra, cuyo epicentro reside en el juego de seducción, en los límites humanos y el sufrimiento por no cumplirse  las ambiciones.

Por muy perversa que sea la historia, una parte del lector ansía conocer esos oscuros mundos o puede que anhele sentir una pizca de pasión de la que les sobra a los protagonistas. La trama aparentemente es sencilla: chica torpe e ingenua conoce a chico triunfador con un innegable magnetismo. Arden de deseo tanto juntos como separados, sólo al pensar en los obscenos instantes que han compartido. Repleta de detalles, sobre todo cuando la lujuria se apodera de la escena, es una lectura excitante, acalorada y está dibujada de tal manera que sientas los escalofríos de Anastasia cuando está cerca de él. Las descripciones mundanas se apartan, tomando partido los instintos y sentimientos. Se convierte así en parte de ti, de una forma arrebatadoramente adictiva.

Anuncios

Un comentario sobre “El erotismo más salvaje que prefieren ellas

  1. A mí me pasó lo mismo con el primer libro pero esa actitud tan posesiva de él (comprarle el coche, el móvil, emails de los que si no está pendiente o no responde se le va la cabeza, toda la información que recaba de ella…) me pareció fatal y al final Grey me hartó. Ya me conoces…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s