El inicio del ojo fotográfico

La primera exposición de la Agencia Magnum está en Madrid. En concreto, en la Fundación Canal, en la salida Plaza Castilla y en un costado de las torres Kio. Un espacio recuperado que huele a arte cuando se bajan los escalones para llegar a la galería. En la sala nos espera parte de la historia contemporánea bajo la percepción de Capa, Morath o Lessing. El blanco y negro viste las paredes de este magnético espacio donde niños y jóvenes se agolpan alrededor de las imágenes, alrededor de la historia. Considerada como la agencia fotográfica más importante del mundo, con orígenes revolucionarios, marcó un antes y un después del concepto del fotoperiodismo.

Cámara Fuji/ Mar morales
Cámara Fuji/ Mar morales

Juega el fotógrafo a modo de artista, dibujando una historia poniendo toda la carne en el asador con sólo un clic. Fue en 1955 cuando una exposición colectiva, El rostro del tiempo (Gesicht der Zeit) elaboró una selección de parte de los propios autores con sus obras, momentos tan dispares como las durísimas condiciones que sufrió el equipo del film Tierra de faraones, bajo el abrasante sol de Egipto en 1954, o la muerte de Gandhi narrada por el mítico Cartier- Bresson. Un viaje de la mano de Inge Morath por el glamour londinense y más cerca nuestra, la serie más corta de todas, con las tradiciones españoles en la posguerra bajo la mirada de Robert Capa. Los niños aquí protagonizan un papel fundamental, tanto en las instantáneas de las fiestas del País Vasco como en la colección Niños vieneses de Erich Lessing, captan la dicotomía de la infancia y prematura madurez de unos rostros que reflejan guerra y actos adultos como el niño que bebe un gran vaso de cerveza. Precisamente esta imagen es la que se ha utilizado en el cartel que anuncia la exposición.

Además de deleitarnos con los mejores captadores de momentos, los asistentes a la exposición no sólo actúan como espectadores. Todos, con folleto informativo en mano, se sitúan frente a cada colección para leer y profundizar cada detalle de lo que están viendo. Además, talleres de niños llenan la sala de alegría, curiosidad y expectación donde el aprendizaje no formal les descubre otros mundos, otras costumbres, otras imágenes. El ojo fotográfico de guerras, rodajes, construcciones, miradas perdidas y tradiciones, estará hasta el 19 de enero en Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s