¿Y ahora qué?

La flor que despierta en el anochecer. La nueva película de Woody Allen, Blue Jasmine, arrasa en taquillas. Cate Blanchett da vida a Jasmine, una frágil mujer que ve cómo su acomodada vida se termina cuando detienen a su marido, se queda sin blanca y se traslada a vivir con su hermana. Atrás quedaron las cenas benéficas y las grandes fiestas. Toma las riendas de su vida, o al menos eso intenta, trabajando para pagarse un curso de interiorismo online. Su rutina de yoga y pilates cambia para ser la secretaria de un dentista bastante pulpo.

Jazmín/Mar Morales
Jazmín/Mar Morales

Woody Allen vuelve a poner de manifiesto las excentricidades de la clase alta neoyorkina frente a la situación económica actual cuando los grandes magnates comienzan a perder sus fortunas por la mala gestión de sus chanchullos. La trama del film no presenta mucha complejidad pero sí el yo interior de la protagonista. Ésta, ahoga sus neuras con alcohol, se atiborra de pastillas y en sus monólogos sólo importa ella. Se queja de la vida humilde  que lleva su hermana separada con novios fracasados y desprecia la forma de vida de la gente corriente.

Alec Baldwin vuelve a interpretar el típico magnate de éxito profesional, mujeriego y codicioso, cuyas mentiras arrastran al desastre a todos los que están a su alrededor. El marido infiel de Jasmine, tiene poco valor en la película. Por su parte, Sally Hawkins, quien podría parecer que encarna un papel secundario pero que en realidad, tiene un gran peso en la historia, dibuja a la mujer de hoy. La hermana que se llevó los genes malos afronta la vida con puro realismo: divorciada, madre de dos pequeños y con una sensatez envidiable. Apoya a su hermana acogiéndola, a pesar de dejarse estafar por su cuñado y lo hace con todo el cariño que no se merecía tras el trato recibido en el pasado.

El núcleo recae directamente sobre la protagonista quien se apodera de la escena con su mirada perdida, cayendo en un absurdo humor y dejando un mensaje claro: la importancia que le damos a cosas insignificantes en la vida y cómo nos olvidamos de lo importante. Una lección de la crisis económica, de las crisis personales y de cómo podemos perder la cabeza cuando lo que considerábamos un mundo se desvanece ante nuestros ojos. Una cinta con apoderamiento femenino con la que Woody Allen vuelve a hacernos pensar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s