Hoy

 

Vivimos con prisa y desconfiando de los gestos amables. Cuando raramente se producen, reaccionamos con algo de recelo por falta de costumbre. A diez días de terminar una grata experiencia profesional, los detalles bondadosos florecen como la estación del año que recién estrenamos. Un dulce en una larga mañana, algún material que pueda ayudarte en tu trabajo, el infinito agradecimiento por cualquier favor o simplemente tiempo que te dedican. Estoy rodeada de gente cariñosa, alegre y con la generosidad de la que solo puede presumir un habitante de una pequeña localidad. Cuando lo material no tiene sentido alguno, esos pequeños matices son los que aportan algo de cordura hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s