Un día perfecto

Miércoles, el día del espectador por antonomasia. La vida irrumpe de nuevo en las salas de cine para que el drama, el romance, el terror  o el humor, desplieguen sus encantos entre un público ávido por recobrar la esperanza en el ser humano tras una semana donde se reparten personas como manufacturas.

 

La sensual mirada de Benicio del Toro traza una historia aderezada con la sonrisa  experimentada de Tim Robins. Ambos personajes se enriquecen durante toda la cinta con ingeniosos comentarios y naturales expresiones que evoca el humor occidental en plena guerra de Los Balcanes.

Muertes, hambrunas y otras miserias que siempre acechan a los conflictos bélicos, son tratadas en esta obra de una manera sutil y tierna, como una caricia para todos aquellos que en algún momento del viaje, no conseguían ver más allá de sus narices y con las ganas de negatividad, que están a la orden del día cuando se trata alguna realidad que no resulte “amable” (en algunos informativos televisivos utilizan este término cuando pasan a una noticia algo azucarada tras una gran dosis de imágenes sangrientas).

¿Lo mejor de las dos horas de película? El principio, el desarrollo y el desenlace. No mete el dedo en la llaga, hay espacio para la felicidad más humana, la solidaridad tan necesaria estos días y para la buena música en momentos clave. Una pieza para entender el otoño sin que la nostalgia se adueñe de nuestra alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s