Todo o nada

Devoción, vocación, proactividad, inquietudes, trabajo, esfuerzo, espíritu… factores determinantes para saborear el éxito. O quizá no.

Este mes ha descendido el número de desempleados en España a las 124.349 personas gracias a los contratos basura, las becas, el sector de la hostelería y también, por la eliminación de cualquier aspiración a un buen puesto de trabajo, ya seas joven, viejo, hombre, mujer o enchufado. Bueno, estos últimos quizás tengan más posibilidades.

Cuando se escuchan a trabajadores fijos cotillear durante toda la mañana, quejarse del recorte de su abultado sueldo o arremeter contra los aprendices por su fallos de aprendices, esto provoca que la luz del sentido común se apague poco a poco mientras que 3.767.054 anhelan estar en su piel.

A menudo nos topamos con individuos que no tienen ni un ápice de interés por su actividad desempeñada mientras que otros sujetos se dejan su corazón al tratar de impregnar su huella lo mejor posible.

Sin embargo, la lupa de las oportunidades no se percata de la situación: resulta más sencillo apostar por lo conocido o simplemente no arriesgarse a una mente que pueda atravesar la frontera de lo predecible porque, seamos sinceros, hoy se premia la hipocresía ante la humildad y el sacrificio.

La vida demuestra cada día cómo la suerte juega su partida apartando el esfuerzo e ilusión ataviada con el lema “o todo o nada”. Cuanto más creemos que estamos a punto de conseguirlo, cambia el rumbo de la travesía en la que nadamos ya a contracorriente como si la rutina no fuese lo suficientemente intransigente con nuestros sueños.

A menudo nos topamos con individuos que no tienen ni un ápice de interés por su trabajo

‘Hoy es mi día y puedo demostrarlo’, repiten cientos de miles de cerebros cada mañana al escuchar el despertador que les recuerda cómo la monotonía acompaña de nuevo la jornada. Después, un poco de máscara de pestañas y colorete o gomina y perfume para el alma. Empieza el juego.

Las caras soñolientas de los viajeros en los medios de transporte públicos se mezclan con las miradas tristes, las sonrisas hastiadas y las voces desesperadas para formar un concierto de resoplidos, nervios y sobre todo, mucha apatía. De esto último, los aprendices de cualquier profesión tienen casi una cátedra porque asegurar su porvenir bajo el velo de “estás aprendiendo” debe llenar su estómago, pagar sus facturas y saciar su ambición de alcanzar un puesto más allá de varios meses.

El problema reside cuando la meta, casi palpable, resulta inalcanzable. La esperanza de albergar un resquicio de seguridad se desvanece como el bronceado a finales del estío y es que, resulta hasta cómico pensar que algo tan sencillo como ver el mar o perderte unos días se antoja cada vez más una idea imposible, puesto que recordemos que el verano solo es apto para bolsillos voluminosos o quizá, para valientes que decidieron romper con todo. Permitirse un respiro es cosa de ricos, como cuando una familia humilde quiere llorar por la pérdida de su ser querido pero las obligaciones no aflojan la cuerda que les asfixia lentamente.

Pero lo cierto es que ya no solo se trata de atrevimiento sino de realidad: concluir una etapa es un deber y es el precio de ser independiente aunque la ambición te aleje de tu hogar, de tu corazón y te robe tu tiempo.

Puede que sea el momento del todo o nada, o simplemente se trate de una periodo más. Puede ser otra razón que aparece en tu carta donde te desnudas ante la ocasión de demostrar que sí, que tú eres la persona ideal para desempeñar el desafío propuesto y que hace mucho tiempo que te despojaste del miedo, ¿qué podemos perder? Jugamos al todo o nada y hoy ha resultado ser nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s