Decadencia

El silencio en la calle queda interrumpido por el susurro de la soledad mientras los charcos inundan senderos exentos de finalidad alguna. Poco a poco se apagan las miradas sin dejar asomar el tilitar de la esperanza. Los pequeños municipios españoles añoran almas jóvenes porque en sus entrañas solo se respira soledad, rabia y decadencia. La cosecha no da frutos, el ocaso vence el callejón y la frialdad se adentra en la tiniebla. Es hora de asumir el fracaso.

Anuncios

2 comentarios sobre “Decadencia

  1. Algo nos dice que todos los giros de tus “palabras” son universales; y la decadencia en particular la percibimos igual en nuestros propios lugares…
    Su primer síntoma es una alteración de la armonía, la pérdida del color y el panorama se torna gris para unos ojos cansados. Si como afirmas almas jóvenes pueden recuperar los espacio,s el color lo llevan en las pantallas de sus dispositivos y es por medio de estos que debe comenzar la restauración.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s