Vivir del aire

Lunes. La niebla, el frío y la pereza que se desprende por el simple hecho de ser lunes se une a una exhaustiva búsqueda de empleo o búsqueda de sentido de este mundo. En una de las columnas de una aplicación que se utiliza para encontrar palabras clave aparece este tuit. Si perteneces al sector de la comunicación no te escandaliza este pacto con el diablo, todo lo contrario: es el pan de cada día. No me imagino que en otra profesión la recompensa tenga forma de “notoriedad y prestigio”.

La mirada escudriña la oferta de empleo, los hombros se encogen mientras una sonrisa aparece en el rostro y los dientes comienzan a apretar la comisura dejando un sabor amargo. ¿Sabes a qué sabe la resignación aderezada de frustración? Pues peor. Incluso brota una carcajada y el siguiente pensamiento es… ¿y para qué? ¿Para qué sirve tanto esfuerzo si lo que vas a recibir a cambio va a ser una propuesta humillante? No seamos hipócritas cuando tenemos la explotación frente a nosotros y lo asumimos como parte del sistema. Pero nos conformamos porque “es lo que hay”. Expresiones como “las cosas están así” y “al menos está entretenido aunque le paguen poco” continúan escuchándose en conversaciones protagonizadas por seres conformistas, normalmente preocupados por la economía, quienes no tienen culpa alguna de reflejar esas palabras puesto que la situación les ha empujado a pensar así. Y desgraciadamente es fácil contagiarse de ese falso optimismo.

Los becarios con salarios que oscilan los 200 y 600 euros con extensas jornadas de trabajo tienen que estar contentos de al menos cobrar. El autoengaño no es un buen compañero de viaje y en el fondo sabes que tus funciones van más allá de aprender. Pero un momento. Hace unos días leíamos la noticia de que nadie cobra menos de 655 euros a jornada completa. Supongo que en ese “nadie” no se tendrá en cuenta a periodistas, a publicistas y a estudiantes de cualquier otra profesión. O puede que no.

Lo mejor del lunes es toparse con páginas que abarcan temáticas tan inspiradoras como “desarrollo personal”, “la búsqueda de la suerte” y “cumple tus sueños”. La pasión desbordante de estos gurús ataviados de emociones e ideas trascendentales que pueden cambiar tu vida si compras su libro o acudes a sus jornadas por el módico precio de “ser feliz” está a la orden del día. Pero resulta complicado dejarse llevar por sus magníficos consejos cuando te ves reflejada en la ventana de tu salón sentada frente al ordenador con las zapatillas de estar en casa y mirando el reloj deseando que acabe el día para no tener que sufrir la agradable sensación de estar en paro.

No cobrar y ser productores no es un buen maridaje. Si el sistema consumista pretende que adquiramos productos lujosos estas fechas, ¿cómo podremos hacerlo si vivimos del aire con este tipo de ofertas de empleo? Porque evidentemente hemos estudiado idiomas, terminado una carrera, nos hemos gastado las pocas pelas (gracias a alguna beca muchas veces) en algún máster que promete un gran camino y dedicado los últimos años de nuestra vida en formarnos, para llegar a estos trabajos de “becario(a)” o “meritorio(a)” con entusiasmo y agradecimiento. Por supuesto que habría que hacer una reverencia a la persona que nos concede ese honor.

Si ese es el camino, no cuenten con una servidora. Seis años de mi carisma invertidos en practicar deben ser suficientes para demostrar que algo he aprendido. Ya no me toman el pelo.

Mientras ofrecen empleos gratuitos y los periodistas entregan su sudor por unas cantidades irrisorias en portales web que pagan las palabras al peso, las jóvenes mentes saben que mañana volverán a comer del aire. Es la mejor dieta antes de las fiestas de Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s